QUIÉNES SOMOS

Siempre he pensado que una casa tiene que tener un gato. Da igual que ya tengas un perro o cualquier otra mascota, que vivas en un quinto sin ascensor o en un chalet en las afueras. Un gato te aportará serenidad cuando la necesitas y actividad frenética cuando menos te lo esperas. Todo siendo terriblemente adorables, suaves, cariñosos y molones.

 

El bienestar de un gato, también es tu bienestar y el del planeta, por eso he creado Amor de Gato Catshop, para que puedas darle a tu gatete todos los caprichos de forma sostenible para el medio ambiente y asequible para tu bolsillo.

Mi nombre es Rosalía Hernández. Soy diplomada en Restauración y Conservación de Bienes Culturales y utilizo los conocimientos sobre materiales que me aporta esta especialidad para  escoger los menos tóxicos o directamente biodegradables para fabricar y seleccionar los artículos de Amor de Gato.

Vivo con dos gatas adoptadas, Isadora (14 años) y Wichita (6 años). Por ellas he creado este proyecto, por su salud, por su comodidad y por mi conciencia: evitar plásticos a toda costa.

Pensando en que más gente le gustaría cuidar del planeta mientras cuidan de sus gatetes, he creado Amor de Gato Catshop, la primera catshop ecológica de Valencia.